El diálogo interreligioso posibilita vivir valores que compartimos y respetar las diferencias de manera que se pueden construir sociedades más justas e integradoras desde la diversidad.