Regálame, Señor

Regálame, Señor, lo que no merezco ni puedo vender ni comprar. Agradezco no estar a solas sabiendo que ahí estás crucificado conmigo. [……] (Más…)

Nos desesperamos

Nos desesperamos por haber confundido la virtud teologal de la esperanza con el deseo ansioso de alcanzar lo que queremos sin comprobar que queremos lo que Dios quiere. [……]...

Hágase tu voluntad

Si decimos de verdad y convencidos «hágase tu voluntad» seguro que sufriremos el déficit de la nuestra que frecuentemente es distinta y nos parece más urgente. Esa es la tentación de la que pedimos nos libre Dios. [……]...

Dios te da la vida

Dios te da vida para que hagas visible su presencia en toda realidad humana. Durmiendo, soñando, pero sobre todo recordando con agradecimiento sentirás su presencia y compañía con paz. [……]...

El dominio de nuestra voluntad

El dominio de nuestra voluntad se puede comprobar constatando la fidelidad en cumplir nuestras decisiones. Por ejemplo: voy a ir a la cama todos los días a las 11,30 y me levantaré a las 7,30. Y me hago consciente y responsable del cambio de decisión. Y así todo el...