No hay acción buena si no está motivada por el Amor que no debemos confundir con ninguna de las innumerables encarnaciones ordinarias del mismo. La riqueza de la pluralidad no debe confundirse con las diferencias como oposición.