El mundo que nos rodea acaba haciendose dueño de nuestros sentimientos. Pero afortunadamente el Espíritu viene en nuestra ayuda y nos libera devolviéndonos el dominio de nuestra voluntad.