Una cosa es examinar, considerar y apreciar lo que sucede a nuestro alrededor y en nosotros mismos y otra cosa es confundirlo con la vida que discurre misteriosamente y solo cabe vivirla.