Si decimos de verdad y convencidos «hágase tu voluntad» seguro que sufriremos el déficit de la nuestra que frecuentemente es distinta y nos parece más urgente. Esa es la tentación de la que pedimos nos libre Dios.