La no felicidad no la podemos confundir con la ausencia del sufrimiento. Esa confusión la provoca el olvido y mucho más el rechazo de lo que no solo no nos gusta sino que incluso consideramos irritante. La paciencia es don del Espíritu y genera verdadera paz.