La verdadera felicidad está en vivir el amor en compañía de quien sabemos que nos quiere sin límites. No dudamos de que Él no nos va a dejar solos nunca. Es mentira y gran engaño la confusión que Satanás ocasiona al querer ocupar el lugar de Dios.