Quien no se conoce ni acepta como es, no puede ser él mismo.
Rehuye a quien le mira o juzga y no agradece el criterio del otro
Al insistir en su separación y soledad termina en la desesperación.