Y la Palabra era Dios Encarnado en ella, la humanidad transida de la vida de Dios. Así iluminó la condición puramente animal del viejo Adán que sucumbió ante la tentación de la gran bestia. Dios nos vivifica por el Espíritu.